image-50

Feliz día mamá

Mamá,

antes de que nazca, debes saber que te necesitaré mucho, que necesitaré tu calor, tu olor y tu amor. Y que te necesitaré cerca. Necesitaré tu apoyo y que me acompañes. Que no me grites, que no me regañes, sabes que eso no me ayudará a entender mejor las cosas.

Me ayudarás a crecer y serás mi guía en este camino llamado vida.

Cada paso que des, te estaré observando para ser igual que tú, porque eres mi ejemplo. Me gusta ver cómo te relacionas con las personas, porque así aprenderé a hacerlo, yo también.

Enséñame a querer como tú me quieres, enséñame el significado de la palabra amor. Y también enséñame a respetar y, sobretodo, a respetarme a mí misma.
Enséñame a llorar de alegría, de pena, de amor, de rabia, de felicidad, impotencia, tristeza... Enséñame a reírme de la vida.
Enséñame a abrazar...

Quiero que nunca te olvides de tí, debes cuidarte mucho para poder cuidarme y estar siempre fuertes. No lo olvides. Tómate tu tiempo, el que necesites, para coger fuerzas y cuando no puedas más, párate. Respira. Cierra los ojos y siénteme. Siente que como te quiero, como te abrazo... tú me lo has enseñado.

Vendrán momentos dificiles, momentos tristes y momentos felices... sobretodo felices.

Te necesitaré a mi lado en las lágrimas, en el dolor y en la alegría...

Cuando sea bebé, lloraré para que me des tu calor. Cógeme, abrázame, ámame... Dame tu mano y dime que me quieres...
Cuando sea niña patalearé para que me prestes atención. Dame tu mano para decirme que se me pasará, que estoy enfadada, triste o feliz... ayúdame a gestionar mis emociones. Déjate llevar por tu instinto.

Cuando sea adolescente, probablemente no te haré caso. No me dejes sola, dame tu mano y dime que estás a mi lado siempre que te necesite. Porque yo te necesitaré siempre, aún sin saberlo. Necesito que entiendas que será una etapa de aprendizaje. Aprenderé a relacionarme con el mundo y a volar.

Seguramente esta etapa sea difícil, pero perdóname. Me estoy conociendo. Estoy conociendo al mundo.

Bésame mucho, abrázame mucho y repíteme a cada instante cuánto me quieres.

Porque llegará un día que volaré. Y lo haré gracias a tí. A tu calor, a tu amor, a tu sabiduría, a tu respeto y a tu valentía.

Cuando me vaya de casa seguramente lloraremos, pero de alegría... volaremos juntas. Te llamaré para preguntarte por las lavadoras, la cocina, las plantas... las manchas...

Prepárame cada día para cuando no estés, porque lo necesitaré.
Necesitaré aprender a vivir sin tí. A no tener tus consejos, a no tener tu calor, a no sentir tu olor. A no tenerte conmigo.

Necesitaré sentirte cerca cuando más te necesite.

Porque tú eres mi ejemplo a seguir.

Te quiero mamá, hasta el infinito, ir y volver...



Deja tu comentario, me encantará saber tu opinión


Suscríbete al Newsletter para estar al día de todos los contenidos